PARQUES EÓLICOS:
UNA NUEVA AMENAZA PARA LA
SIERRA DE "LAS QUILAMAS"

 

El sur de la provincia salmantina se caracteriza por la presencia de un relieve montañoso, en el que las sierras de Béjar, Francia y Gata, se constituyen como principales protagonistas. En todas ellas, la naturaleza se ha mostrado generosa, y sus valores naturales y paisajísticos han sido ya reconocidos por la Junta de Castilla y León que próximamente declarará sendos Parques Naturales en las dos primeras ("Candelario" y "Las Batuecas") y el Paisaje Protegido de "El Rebollar", en la sierra de Gata.

Al norte de la sierra de Francia y haciendo de nexo de unión con el ondulado "campo charro" , se encuentra la sierra de "Las Quilamas". En ella, y con una identidad propia, destacan las cotas de picos como el Cervero en Navarredonda de la Rinconada, o de la Peña de la Bolanca en La Bastida, constituyéndose como excelentes miradores naturales de las sierras antes mencionadas (hacia el sur) y de las extensas dehesas salmantinas hacia el norte.

Los arroyos de las Quilamas y de la Palla se abren paso entre los duros materiales paleozoicos de esta sierra, dando lugar a profundos valles, alineados en dirección NW-SE. En los numerosos riscos de cuarcitas y pizarras de esta sierra, la erosión diferencial ha formado abrigos y pequeñas cuevas, en algunos de los cuales no es raro encontrar pinturas rupestres de tipo esquemático, similares a las presentes en las Batuecas El hallazgo de fósiles, en las cuarcitas de los abundantes canchales, tampoco es infrecuente.

Y si es innegable su interés para el geólogo o el paleontólogo, es quizá, aún mayor su valor paisajístico, así como la riqueza botánica y faunística que esta sierra atesora. La presencia de unos desniveles ostensibles que van desde los 585 m. del río Quilamas a su paso por el pueblo de Valero, hasta los 1463 m. -del Pico Cervero- , determinan la existencia de una enorme variedad de biotopos y microclimas. Esto condiciona el tipo de vegetación, con interesantes interacciones entre especies botánicas propias de clima mediterráneo y especies de clima atlántico. El bosque mediterráneo de hoja dura y perenne predomina en amplias zonas de las Quilamas; representante de este tipo de bosque son las masas de encinares -muy bien conservadas en algunos puntos-, en las que aparecen salpicados alcomoques centenarios, olivos, madroños, brezos e incluso ejemplares aislados de tejo en las gargantas más umbrosas. Igualmente están bien representados los bosques de hoja semicaduca y caduca como los rebollares y castañares, indicadores ya de unas condiciones climáticas más atlánticas; éstos bosques alcanzan su máxima expresión en laderas orientadas al norte como "La Honfría" en Linares de Riofrío, donde acebos, serbales, avellanos, y un largo etcétera de árboles y arbustos dotan al lugar de unos niveles muy altos de diversidad botánica.

La fauna de las Quilamas, se caracteriza por una gran variedad y riqueza de especies, algunas de ellas ya desaparecidas de otros lugares de nuestra península. Asi entre los mamíferos, además de especies cinegéticas como el conejo, o el cada vez más abundante jabalí, destaca la presencia de varias especies de carnívuros protegidos: en las trantquilas aguas del río Alagón y los Arroyos Quilamas y de la Palla habta la esquiva nutria, mientras que el gato montés, o el escaso lince ibérico, aún encuentran cobijo en los más frrondosos encinares, melojares y castañares de la sierra. Este último, el lince ibérico, especie "en peligro  de extinción" según en el "Catalogo Nacional de Especies Amenazadas" , es sin lugar a dudas, una de las joyas faunísticas de "Las Quilamas".

Entre la avifauna, hay que destacar la presencia en esta sierra, de la mayor colonia de nidificación de buitre negro de la provincia de Salamanca (unas 20-25 parejas en 1997, según los censos de los Agentes Forestales de la zona). Además, otra especie como la cigüeña negra, catalogada "en peligro de extinción" en España, cuenta en la zona con varias parejas nidificantes; el "Plan de Recuperación de la Cigüeña negra en Castilla y León", incluye la sierra de "Las Quilamas" dentro de la Zona de importancia para la Conservación de la especie. Además de estas dos importantes especies, nidifican en la zona, numerosas rapaces como el águila real, el águila culebrera, el azor, el halcón peregrino, el alimoche, el buitre leonado, o el búho real, todas ellas incluidas en el "Catálogo Nacional de Especies Amenazadas", y por tanto protegidas.

Es evidente que los valores paisajísticos y naturales que ostentan "Las Quilamas", son más que notables. A pesar de ello, esta sierra se ha venido manteniendo tradicionalmente en un segundo plano en cuanto a su valoración, reconocimiento y régimen de protección (si la comparamos con las zonas anteriormente referidas de Las Batuecas, Candelario o el Rebollar-Sierra de Gata).

Desgraciadamente, estos importantes valores naturales, aunque todavía relativamente bien conservados, no están exentos de amenazas: incendios forestales, apertura injustificada de caminos y pistas, repoblaciones forestales con especies foráneas.., y si estos no eran suficientes, un nuevo peligro, en forma de parques eólicos, amenaza con romper el frágil equilibrio ecológico de los ecosistemas de esta sierra.

Parece contradictorio que la instalación de aerogeneradores para producir energía eólica, una energía limpia, poco contaminante, y "ecológica", pueda ser perjudicial para el medio ambiente. Sin embargo, estamos ante un claro ejemplo de incorrecta ubicación de estos conjuntos de "molinos", por su daño irreparable para el paisaje y las comunidades de grandes aves de esta sierra. El macroproyecto de instalación de un total de 114 aerogeneradores eólicos ("molinos", de 45 m. de altura, y un diametro de 42 m.), que cruzarían de una punta a otra sobre las cumbres de "Las Quilamas', no cabe duda que impactarían muy negativamente en el paisaje, al tiempo que representarían un grave riesgo de colisión para las grandes aves planeadoras (buitres, águilas, cigüeña negra,..) que sobreviven en la zona.

No cabe duda que es urgente, que la Consejeria de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Castilla y León se planteara el establecimiento de algún régimen de protección para dicho área, incluyéndola dentro de la "Red de Espacios Naturales de Castilla y León" (REN). Esto podría ser un "seguro de vida", para uno de últimos rincones casi vírgenes de la naturaleza salmantina, ante futuras amenazas en forma de parques eólicos, o de cualquier otro tipo.

 

Autor y dirección de contacto: Pedro L. Bamos Bueno

C/ Pérez Oliva,17,4º A 37005 Salamanca. Tfnº221940