Guía de Rapaces

(CIRCUS AERUGINOSUS)       

Aguilucho lagunero

(Circus aeruginosus)

Envergadura: 115 - 130 cm. Puesta: 4 -5 (entre 3 y 8 huevos) Status: Migrador
Longitud: 49 - 56 cm. Periodo Incubación: 34 - 38 días Nº parejas: 92 en invierno.
Peso: Macho: 440 - 620 g.
Hembra: 625 - 1.100 g.
Primer vuelo: 40 días Alimentación: Aves palustres, ranas, peces,
micromamíferos y carroña.
Edad que llegan a adultos:
DESCRIPCIÓN:


Es el aguilucho más grande de las tres especies. Presenta las alas largas de bordes paralelos y redondeadas. La cola es larga y estrecha y relativamente redondeada. Carecen de obispillo blanco.

Adultos: Macho: Cabeza clara estriada de oscuro. El dorso pardo oscuro. Las partes inferiores pardo, con estrías oscuras en el pecho y pardo rojizo en el vientre. La cola es de color gris igual como las alas.

Hembra: La cabeza y la nuca color claro y ancha banda ocular oscura. El dorso pardo oscuro. El pecho y vientre pardo rojizo. Hombros blanco-amarillo. La cola parda.

Jóvenes: Presentan el mismo color que la hembra salvo la cabeza que es menos clara y los borden anteriores de las alas oscuro.

HÁBITAT:

Utiliza casi exclusivamente las zonas húmedas, sobre todo los marjales y desembocaduras de los ríos.

NIDIFICACIÓN:

Actualmente no nidifica en la Comunidad Valenciana. Los nidos los sitúan en el suelo entre el carrizo o juncales. Construyen el nido a base de vegetación palustre tapizándolos con hierbas. Empieza la cría a finales de abril principio de mayo.

DISTRIBUCIÓN:

Adopta la misma distribución que las zonas húmedas de la Comunidad Valenciana, situadas en la parte litoral y algunas situadas en el interior. En estas zonas aparecen ejemplares durante todo el año, pero principalmente durante los meses invernales o pre y postnupciales. En invierno suelen aparecer dormideros comunales en la marjal de Almenara y sobre todo en la Albufera de Valencia.

EVOLUCIÓN:

Nidificante habitual hasta los años 70 en las marjales de Castellón, llegando a crías hasta 1.987 a partir de entonces no se conoce ninguna nidificación en toda la Comunidad. Esta regresión ha estado motivada por varios factores, siendo el principal la destrucción del hábitat por medio de desecaciones, incendios intencionados, etc.. a esto se une la gran persecución a que es objeto por los cazadores de la zona y a la proliferación de los productos fitosanitarios.

 

© Inter Natura. infointernatura.org