El problema que afecta a nuestra comarca (Priorat-Tarragona) en lo
que se refiere a la construcción de centrales de producción de energia
eólica en zonas de montaña con un elevado valor natural.

(Plataforma per la Defensa del Patrimoni Natural del Priorat)

 

 


Breve aproximación a la fauna de Montsant

La sierra de Montsant constituye, junto con los Ports de Tortosa, en el extremo sudoriental del sistema Ibérico, el reducto faunístico más importante de la Catalunya meridional. Hay que destacar el tramo superior de río Montsant, con comunidades muy bien conservadas de depredadores y la ornitofauna, con 99 especies catalogadas, el 50% de las que regularmente nidifican en Catalunya. También merecen especial atención tres especies endémicas de invertebrados cavernícolas: el colémbolo Pseudosinella tarraconensis tarraconensis (Cova Santa) y los coleópteros Anillochlamys catalonicus (Simas de Margalef y Cova Santa) y Duralius bertae bertae (Cova Santa).

Resumen de los vertebrados más característicos de Montsant

Hábitats antropizados y arvenses

Mamíferos

Ratas (Rattus novergicus, R.rattus)
Ratones (Mus musculus)
Murciélagos (Pipistrellus piepistrellus, P. kuhli)
Topo (Microtus duodecimocostatus)

Anfibios

Sapo común (Bufo bufo)

Reptiles

Serpiente blanca (Elaphe scalaris)
Lagartijas (Podarcis hispanica, Psamodromus algirus)
Dragon común (Tarentola mauritanica)

Pájaros

Gran variedad

Hábitats arbustivos y abiertos

Mamíferos

Zorro (Vulpes vulpes)
Conejo (Oryctolagus cuniculus)
Liebre (Lepus europaeus)
Musaraña pequeña (Suncus etruscus)
Ratón mediterráneo (Mus spretus)

Reptiles

Lagarto (Lacerta lepida)
Serpiente verde (Malopon monspessulanus)
Víbora (Vipera latasti)
Serpiente de herradura (Coluber hippocrepis)
Culebra lisa meridional (Coronella girondica)

Pájaros

Gran variedad, con mención especial a los grandes rapaces Buteo buteo y Hieraetus pennatus

Hábitats forestales

Mamíferos

Gineta (Genetta genetta)
Gato salvaje (Felis silvestris)
Tejón (Meles meles)
Jabalí (Sus scrofa)
Garduña (Martes foina)
Comadreja (Mustela nivalis)
Hurón (Mustela putorius), especie protegida por la ley 12/1985, de espacios naturales
Ratón de bosque (Apodemus sylvaticus)
Rata cejuda (Eliomys quercinus)
Musaraña común (Sorex minutus)
Erizo común (Erinaceus europaeus)
Ardilla (Sciurus vulgaris)

Anfibios

Salamandra común (Salamandra salamandra)

Reptiles

Serpiente de cristal (Anguis fragilis)

Pájaros

Una gran variedad, con especial mención de los rapaces: Accipiter gentilis, A. nisus, Circaetus gallicus, Strix alauco y Asio otus.

Hábitats húmedos y acuáticos

Mamíferos

Rata de agua (Arvicola sapidus)
Nutria (Lutra lutra), parece que se extinguió después de la construcción del embalse de Margalef

Anfibios

Rana verde (Rana perezi)
Sapo pequeño (Pelodytes punctatus)
Sapo corredor (Bufo calamita)
Alytes obstetricans

Reptiles

Serpiente de agua (Natrix maura)
Culebra de collar (Natrix natrix)

Peces

Barbus graellsi
Barbus hasi
Chondrostoma toxostoma
Anguila (Anguilla anguilla)
Carpa (Cyprinus carpio)
Trucha (Salmo trutta), repoblación
Trucha arco iris (Oncorhynchus mykiss), repoblación
Black-bass (Micropterus salmoides), repoblado, ha proliferado rápidamente poniendo en peligro la piscifauna autóctona

Pájaros

Una gran variedad

Hábitats rupícolas y cavernícolas

Mamíferos

Murciélago de herradura grande (Rhinolophus ferrum-equinum)
Murciélago de herradura mediterráneo (Rhinolophus euryale)
Murciélago de herradura pequeño (Rhinolophus hipposideros)
Murciélago de cueva (Miriopterus schibersii)
Murciélago de morro largo (Myotis myotis)

Pájaros

Gran variedad, con diversidad de rapaces entre los que cabe destacar el águila dorada (Aquila chrysaetos), el águila perdicera (Hieraetus fasciatus), que forma parte de la población europea más importante desta especie, el halcón peregrino (Falco peregrinus), Falco tinnunculus y el majestuoso búho (Bubo bubo)


SIERRA DE MONTSANT: PAISAJE, VEGETACIÓN Y FLORA

Breve introducción geográfica

La sierra de Montsant, en la comarca del Priorat, constituye el inicio del brazo interior de la cordillera Prelitoral catalana que, a nivel de las montes de prades, se divide hacia poniente en dos ramas: la exterior continúa con las sierras de Molló, Pradell, l'Argentera, Llaberia, Tivissa, Cardó-Boix y se hunde en el mar a la altura de Vandellòs. La rama interior comienza en el Montsant y continúa con las sierras de la Figuera y el Tormo, para cruzar el Ebro en el estrecho del Pas de l'Ase y, a través de las montañas de la Ribera, enlazar con las estribaciones meridionales del Sistema Ibérico (Pàndols, Cavalls y els Ports). Las coordenadas geográficas que incluyen el macizo son 4º 23’ a 4º 36’ de longitud E y 41º 13’ a 41º 20’ de latitud N. Montsant se alarga de ENE a OSO, con una longitud de unos 20 km. El río Montsant al norte y al oeste, el torrente de Escaladei y el río Siurana al sur, y el barranco de l'Argentera al este, delimitan claramente su ámbito geográfico. El barranco de els Pèlags surca la parte interior de Montsant y divide el macizo en dos alineaciones principales que configuran una V asimétrica y volcada a la izquierda. La Serra Major, la cadena principal, és la alineación meridional y más larga, manteniéndose por encima de los 1000 m unos 9 km, y desfigurándose a poniente en multitud de crestas y barrancos que decsienden suavemente hacia el río Montsant. La alineación septentrional (sierra de Solans), también con cerros de más de 1000 m, cae espectacularmente sobre el tramo norte del mismo río (estrecho de Fraguerau). Ambas alineaciones se unen an el extremo E, donde el macizo alcanza su máxima altura, - Roca Corbatera,1163 m-.

La cadena axial dista de la costa unos 30 km de media. Se interpone en este trayecto la rama meridional de la cordillera prelitoral (coll d’Alforja, El Molló, sierra de l’Argentera): entre ambas formaciones montañosas discurre el río Siurana y los cerros pizarrosos del Priorat medio. Por el norte, el río Montsant separa el macizo homónimo de la sierra de la Llena, que desciende suavemente hacia los llanos de les Garrigues.

Geología

El volumen principal de la montaña está constituido per una enorme acumulación de sedimentos calcáreos terciarios (triásicos y oligocénicos, principalmente) de hasta 600 m de potencia, que yace sobre la base de las pizarras paleozoicas (casi totalmente del carbonífero), las cuales conforman las típicas laderas de llicorella del Priorat, famosas por los vinos que proporcionan. Ambas unidades están separadas por una falla que pasa per Cornudella, la Morera de Montsant, Escaladei y la Vilella Baixa.

La transición que se produce en la vertiente sur entre las pizarras caboníferas del Priorat y los conglomerados calcáreos de las cimas no es directa. La base de pizarra sobre la que yace la montaña, desaparece bajo otros estratos a una altura que va de 300 m en el extremo occidental (la Vilella Baixa) a más de 600 m bajo la Morera. Esta roca, que se descompone con una cierta facilidad por acción mecánica, confiere un típico color oscuro a los cerros, especialmente vivo y metálico después de los episodios de lluvia, que contrasta fuertemente con las tonalidades claras de los territorios que se sitúan por encima.

La transición hacia el territorio de rocas calcáreas viene mediada por una estrecha faja de areniscas rojas del triásico (Buntsandstein), formadas por cuarcitas erosionadas unidas por un cemento arcilloso. Estas rocas rojas son erosionadas, básicamente, por las partículas que transporta el viento, erosión que labra sobre el material unas cicatrices redondeadas muy características y espectaculares en algunos tramos. Esta franja de areniscas aflora discontínuamente, no sólo a lo largo de Montsant, sino que a poniente continúa en la sierra de la Figuera, después de cruzar el río Montsant cerca de la Vilella Baixa y hacia levante se hace muy evidente en la Gritella, en los despeñaderos de Siurana y, ya fuera del Priorat, formando la base del Cingle Blanc, sobre Alforja.

Así como pizarras y areniscas están constituidas básicamente por compuestos de de sílice (SiO2), el ingrediente principal de todas las rocas que encontramos más arriba es el carbonato cálcico (CaCO3). Muchas de las plantas silvestres son sensibles a esta diferencia, algunas tanto, que sólo puden vivir sobre uno delos dos tipos de roca madre. Por encima de las areniscas aparece un estrato de rocas calcáreas compactas (formadas mayoritariamente por cementos calcáreos), también del triásico (Muschelkalk-Keuper) que llegan a formar tajos casi verticales de 40 a 70 m de altura en algunos puntos (el más importante es la roca del Montalt, en el extremo occidental). El aspecto grisáceo de este material contrasta vivamente con las capas inferiores de areniscas y pizarras, al tiempo que constituye un obstáculo para las comunicaciones.

Sobre la anterior, aparece una banda de margas, areniscas y arcillas del terciario (Oligoceno sannoisiense), rocas blandas de erosión fácil que, a la distancia, se hacen evidentes por la escasedad de vegetación. Este estrato forma un cinturón alrededor de Montsant que, desde los valles de la Foia y Tirapèls se alarga hacia la Morera, Cornudella, Albarca y Ulldemolins. Presenta coloraciones diversas en función dels metales que contiene, que poden variar de un blanco sucio (entre Cornudella y Albarca) hasta un rojo intenso (Tirapèls) pasando por tonalidades amarillas (la Morera). Algunos afloramientos de yeso (CaSO4) surcan el estrato de margas discontínuamente.

El último estrato geológico, con una potencia de 250 a 300 m está constituido por conglomerados calcáreos de cantos rodados y cemento, también del terciario (Oligoceno stampiense): es la roca típica de Montsant, que proporciona los característicos relieves montserratenses. Estos conglomerados cuyo color cambia con el ángulo de incidencia del sol caen en vertical hasta 200 m en el Cingle Major, originando el despeñadero más visible de Montsant. Por debajo del Cingle Major el territorio presenta una fuerte pendiente y está salpicado de escombros provenientes de la degradación del despeñadero que se acumulan, sobretodo, en las cabeceras de los barrancos. El relieve del estrato superior de Montsant és típicamente kárstico, con cimas redondeadas y altiplanicies que contrastan con barrancos profundos y riscos elevados. Esta naturaleza geológica, unida a las condiciones climáticas, son responsables de la aparición de los fenómenos característicos de disolución de la roca calcárea: cuevas, simas y las populares balmes, o concavidades del terreno formadas por la erosión diferencial de estratos horizontales.

Clima

Los datos sobre la climatología de la región son escasos y fragmentarios. Existen series termométricas de algunos años –aunque de períodos no coincidentes- en dos localidades bajas del sector O del macizo. La Bisbal de Falset (372 m) con una media anual de 11.9º (media de enero 3.7º y media de julio de 20.4º) y Cabassers (358 m) con una media anual de 13.9º (media de enero 5.7º y media de julio de 24.0º). Estos valores corresponden a un clima mediterráneo de clara tendencia continental, con elevadas oscilaciones día-noche, fuerte calor en verano, y temperaturas bajas en invierno, con episodios frecuentes de inversión térmica, heladas que se inician en octubre-noviembre y se extienden hasta marzo-abril y una frecuencia de nieve de 1-2 días año como promedio.

Los datos de pluviometría incluyen también las poblaciones de Ulldemolins (652 m) y Cornudella de Montsant (533 m), en el sector de levante. Todos los observatorios da medias de precipitación anual entre los 500 y los 600 L/m2, con un régimen típicamente mediterráneo: dura sequía estival y máximos de precipitación a la otoño y primavera.

La instalación reciente de observatorios en otras localidades, a cargo del Depratament de Medi Ambient de la Generalitat de Catalunya (Margalef, Ulldemolins) o de particulares, (La Vilella Baixa) confirman los datos anteriores y el área, a pesar de asociarse frecuentemente a la depresión prelitoral, muestra un clima con signos de continentalidad mucho más marcados, que se acentúan de sudeste a noroeste: este fenómeno tiene una clara manifestación en la flora y la vegetación.

Según la "Flora del Països Catalans" la zona basal de Montsant (donde existen datos climatológicos) debería incluirse en los denominados climas mediterráneos continentales de baja altitud (tipos de Manresa o de Tàrrega). En las cumbres de Montsant, y asumiendo el gradiente térmico normal, las medias anuales podrían oscilar entre los 8º y los 10º. Las precipitaciones deben ser más abundantes pero contrarrestadas con creces por el efecto de los vientos secos del NO (serè) canalizados por el valle del Ebro, dominantes en el territorio.

Flora y Vegetación

Diversos autores realizaron exploraciones fugaces en Montsant (Salvador, Webb, Pujol, R. de Bolòs, Cadevall, Gibert, Huguet del Villar, Rubió, Font y Quer, y más recientemente Rivas Goday, A. y O. de Bolòs, Masclans y Batalla y Rivas Martínez). En cualquier caso, sólo existen tres trabajos realmente sistemáticos sobre la flora de la región. El primero se debe al naturalista local Prudenci Seró, de Cabassers que, a pesar de especializarse en musgos, consiguió realizar un herbario que recoge unas 500 plantas (1945-1961). Más tarde, J. Molero, actualmente catedrático en la facultad de Farmacia de la Universitat de Barcelona, que realizó su tesis doctoral en Montsant y su àrea de influencia: en ella recopila más de 1000 táxones dentro de un área relativamente reducida, pero con fuertes contrastes litológicos, orográficos y climáticos. Finalmente, desde el 1983, quien suscribe este informe ha realizado una exhaustiva investigación -unas 400 excursiones- sobre la flora de la sierra del Montsant: hasta hoy se han herborizado 139 nuevas plantas. Así, se ha descrito la presencia en el macizo de 1220 plantes diferentes, lo que otorga a Montsant una de las tasas de biodiversidad vegetal más elevadas de Catalunya, comparable a la de algunas regiones pirenaicas de extensión similar (pero con contrastes altitudinales más importantes) y superior a la que se da en la mayor parte de las áreas naturales de Catalunya o del resto de la península.

________________________________________________________________________________________________
Tabla 1. Biodiversidad florística en diferentes àreas de 100 km2 cuadrados (excepto Montsant, aprox. 120 km cuadrados) exploradas intensivamente. Se expresa en plantas por kilómetro cuadrado.
________________________________________________________________________________________________

Cuadrado UTM Descripción km2 Especies vegetales Biodiversidad
31T CF79 La Llacuna (Sierra de Puigfred), Anoia 100 670 6.7
31T DG66 Santa Pau (Sierra de Finestres), Garrotxa 100 846 8.5
31T CG46 Abella de la Conca (Sierra de la Conca), Pallars Jussà 100 1112 11.1
31T BF99 Sarroca de Segrià, Segrià 100 727 7.3
30T YK03 Pina de Montalgrao (Sierra de Pina), Palància-Alt Millars 100 912 9.1
31T DG08 Gréixer (Sierra del Moixeró), Berguedà 100 1182 11.8
31T DE80 Puig Major (Sierra de Tramuntana), Mallorca 100 750 7.5
---- Montsant, Priorat 120 1220 10.2

Fente: ORCA, catàlegs florístics locals (I.E.C.)
________________________________________________________________________________________________

Entre las plantas interesants de Montsant hay que destacar aquellas que las leyes catalanas protegen o declararan como raras/amenazadas. Se relacionan a continuación:

Especies de la flora autóctona protegidas en todo el territorio de Catalunya (Orden 5/9/1984)

Especies de la flora autóctona protegidas en Montsant (Ley 12/1985, de espacios naturales)

Especies endémicas (end), raras o amenazadas (vul) (Pla d'Espais d'Interès Natural, aprobado por el decreto 382/1992)

A pesar de no estar protegidas por ley, son de máximo interés tres especies que, en Catalunya, sólo se han hallado en Montsant, hecho que ha sido recientemente publicado por el autor (Pascual, R., Butll. Inst. Cat. Hist. Nat. 64: 53-59. 1996):

Finalmente, como vegetales singulares habría que citar los 4 árboles monumentales catalogados de la zona (tabla 2).

 ________________________________________________________________
Tabla 2. Árboles monumentales de la sierra de Montsant
________________________________________________________________

Municipio Nombre Especie
Cornudella de Montsant Om del Parc Ulmus minor
Cornudella de Montsant Alzina del mas de la Barba Quercus ilex
Margalef de Montsant Teix de la Cova Taxus baccata
Ulldemolins Saüquer de la Font Sambucus nigra

________________________________________________________________

También en el caso de la vegetación, Montsant es una isla de biodiversidad. En él están representadas, al menos, 75 comunitades vegetales diferentes que representan diversos subelementos de la región mediterránea (mediterráneo litoral, mediterráneo continental y oromediterráneo) y de la región eurosiberiana (submediterráneo y centroeuropeo), resultado de la gran variabilidad litológica, orográfica y microclimática del territorio.

En la base meridional del macizo, la vegetación potencial inclye la transición de este a oeste entre el encinar litoral (Quercetum ilicis galloprovinciale) y el encinar continental (Quercetum rotundifoliae). La vegetación actual se ve muy afectada por la intensa explotación agrícola y forestal que la zona sufrió durant el siglo XIX y principios del XX: domina las formaciones en mosaico en las que los cultivos alternan con el monte bajo (Rosmarino-Ericion, Cistion), a menudo cubiertas por un estrato arbóreo de Pinus halepensis y las praderas secas (Thero-Brachypodion), mientras que los encinares seven restringidos a los rincones de más difícil acceso o más alejados de los núcleos habitados.

A partir de los 700-800 m, el robledal de quejigo (Violo-Quercetum fagineae) empieza a dominar, especialmente en la facies de Pinus nigra; (subas. pinetosum nigrae). También se incluyen en este dominio la formaciones secundarias de boj (Buxus sempervirens) y los prados mesoxerófilos (Aphyllanthion). Por encima de 950 m, en los lugares más umbríos (barrancos y repisas), prospera un robledal més húmedo (Buxo-Quecetum pubescentis), con Quercus x cerroides y otros árboles centroeuropeos. La vegetación de ribera (Vinco-Populetum albae y Carici-Salicetum catalaunicae) está bien representada a lo largo de los cursos fluviales que rodean Montsant. Finalmente, la propia estructura geológica de la montaña determina una rica y variada vegetación rupícola.

En relación con las comunidades vegetales hay que destacar que Montsant abriga una sorprendente variedad de los declarados como hábitats naturales de interés comunitario, ecosistemas representativos de los ambientes naturales de la Unión Europea cuyos estados miembros son responsables de su preservación, según dictamina la Directiva Hábitats (92/43/UE y ampliación posterior 97/62/UE). Por su rareza, representatividad, o exposición a diversas amenazas, algunos de estos hábitats se consideran prioritarios. La administración catalana ha cartografiado estos hábitats y Montsant reúne en un pequeño espacio 7 de los 62 hábitats de interés prioritario que hay en la UE. En total hay 23 hábitats naturales de interés comunitario en la montaña, lo que representa un un 12% de los 198 catalogados en el conjunto de los estados miembros (tabla 3).

________________________________________________________
Tabla 3. Representatividad de los hábitats naturales de interés comunitario en el conjunto de estados de la UE, en Catalunya y en Montsant.
________________________________________________________

 

Europa

Catalunya

Montsant

Total

198

85

23

Prioritarios

62

20

7

No prioritarios

136

65

16

________________________________________________________

Las zonas paisajísticas

A pesar de que Montsant constituye una unidad geográfica delimitada, su orografía compleja y la influencia de diversas regiones climáticas circundantes originan áreas paisajísticas con características propias y diferenciadas. A pesar de que éstas se definen con el establecimineto de límites artificiosos, la división constituye una herramienta válida para la esquematización y comprensión del conjunto paisajístico. De este modo, podemos diferenciar en Montsant las siguientes regiones:

La vertiente sur: comprende el territorio que, des de el Cingle Major y riscos adyacentes de poniente (roca del Montalt), cae hasta los valles meridionales de los ríos Montsant (hasta el embalse de la Vilella Baixa, al oeste), Escaladei, Siurana y, ya a levante, del barranco de l'Argentera. Es la zona más poblada de Montsant, con los núcleos de la Vilella Baixa, la Vilella Alta, Escaladei, la Morera de Montsant, Poboleda, Cornudella de Montsant y Albarca, aunque su población se ha visto dramáticamente menguada a lo largo de este último siglo: de 7029 habitantes en 1887 se pasó a 1891 en 1984 y las cifras actuales todavía son menores. Por ello, a pesar de ser la agricultura la actividad predominante, los cultivos han sufrido una evidente regresión y hoy en día salpican el paisaje hasta los 700 m mezclándose con fragmentos de vegetación natural en diversas etapas seriales. Dos grandes incendios, a mediados de los 80, afectaron prácticamente todo el territorio de la vertiente sur por encima de los cultivos. El paisaje de la vertiente sur es, pues, un mosaico de cultivos, yermos, malezas y bosque. Ello, unido a diversos materiales geológicos dan al conjunto un aspecto de gran diversidad.

La vegetación potencial de la mayor parte de la vertiente sur la representan los encinares, con predominio del Quercuteum ilicis galloprovinciale en la mitad oeste, viéndose sustituido progresivemente por el Quercetum rotundifoliae a poniente, se restringen a barrancos, pendientes inútiles para el cultivo o rincones de difícil acceso. Sólo por encima de 900 m en las repisas y grietas del Cingle Major se desarrollan incipientes robledales, aunque el quejigo (Quercus faginea), puede llegar a descender hasta las zonas más bajas en umbrías y enclaves sometidos a inversión térmica. Cabe mencionar el gran desarrollo de los ejemplares de acebo (Ilex aquifolium) en algunos de estos enclaves. El monte bajo de estepas sobre las pizarras y areniscas (Cistion) y de romero sobre materiales calcáreos (Rosmarino-Ericion) son las fases regresivas más extendidas, a menudo cubiertas por un estrato de pinos (sobretodo Pinus halepensis y P. pinea y P. pinaster en algunos puntos). También ocupan un lugar destacado las series más degradadas de los prados secos (Thero-Brachypodion) o, sobre 600 m, mesoxerófilos (Aphyllanthion). Este esquema está sujeto a las irregularidades propias de una región rica en zona microclimáticas. Así, en la parte más baja del macizo, al sudoeste (la Vilella Baixa, 200 m) se produce un efecto de continentalidad acentuado que hace que, mientras el 50% de los años se superan los 40ºC en verano, en invierno los registros de –5 a –10ºC no son raros. Por su parte la oscilación día-noche ha llegado hasta los 26,4º (datos desde 1993). Las condiciones se atemperan al ganar altura y hacia el este. Este esquema es el responsable de anomalías tales como la aparición de Lavatera marítima, arbusto típicamente mediterráneo, a más de 1000 m en el Cingle Major mientras que, por ejemplo, en una hondonada del sudoeste, a 200 m, medra un bosquete de álamos temblones (Populus tremula), especie centroeuropea.

En cuanto a los biotopos especiales, los ámbitos rupícolas, muy bien representados y diversos en la vertiente sur, presentan varios tipos de comunidades vegetales. Las casmofíticas colonizan las grietas de las rocas y son en su mayor parte mediterráneas, apareciendo en el territorio calcáreo el Jasonio-Linarietum cadevalli y el Melico-Saturejetum fruticosae, que también crece sobre pizarras. En ellas aparecen plantas que se utilizan todavía hoy para infusiones como el poleo (Satureja fruticosa) o el te de roca (Jasonia saxatilis). Las glareícolas prosperan sobre suelos rocosos con cantos rodados o material pizarroso: tales son el Andryaletum ragusinae y el Lactuco-Silenetum inapertae. Por otra parte la vegetación ruderal y arvense, es muy rica y diversa, debido en parte al uso todavía limitado de herbicidas: prados anuales del Diplotaxietum erucoidis en los cultivos y comunidades efímeras de cardos, ortigas y gramíneas en zonas suburbanas, caminos y sitios frecuentados.

Elemento que merece mención aparte son las numerosas fuentes originadas por la configuración kárstica del grueso del macizo. Las más abundantes, se localizan en una estrecha franja entre 500 y 700 m. En ellas se encuentra uno de los hábitats naturales de interés comunitario prioritarios, el Adiantetum, con una campanulácea llamativa (Trachelium caeruleum) y un delicado helecho(Adiantum capillus-veneris). Su importancia se debe a ser una comunidad muy escasa en el contexto europeo y haber desaparecdo de los enclaves sometidos a presión humana.

La Serra Major: Superficie calcárea que configura el lomo culminal de la montaña y separa las vertientes sur y norte. Se extiende de ENE a WSW durante 9 km, entre los vértices la Roca Corbatera (1163 m) y la Cogulla (1063 m). No alberga ningún tipo de población. Su superficie es ondulada y formada por suaves colinas y sinuosas vaguadas (comellars). Está separada de la vertiente sur por el Cingle Major y las comunicaciones se realizan a través de caminos que circulan por el borde de los riscos y que descienden a través de las rendijas naturales de la roca. En cambio, hacia el norte, las vaguadas se tranforman en profundos barrancos. Además de las vaguadas también aparecen otros fenómenos morfológicos típicos de las formaciones kársticas, como los clots, depresiones aproximadamente circulares, originadas por la lenta disolución del sustrato calcáreo a escalas de millones de años. Suelen estar rodeadas de estratos extraplomados que albergan surgencias de agua que degotean de los techos de las balmes. La mayoría tienen un caudal ínfimo, del orden de mililitros por minuto, aunque con una constancia sorprendente. El clot del Cirer y el clot del Meloner son los de mayores dimensiones.

La ausencia de datos meteorológicos no impide inferir que el clima de la Serra Major es de tipo oromediterráneo continental, atenuado respecto al tipo del sur del Sistema Ibérico: veranos calurosos y secos e inviernos largos y fríos, con fuertes heladas y una frecuencia de días de nevada netamente superior a la de las zonas basales, que pueden acontecer entre noviembre y abril. Existe un gradiente de continentalidad de este a oeste, patente en verano, cuando las nieblas orográficas pierden espesor hacia poniente hasta desaparecer. La acción del viento, característica de los espacios culminales, es también un determinante del paisaje.

La Serra Major está dominada por comunidades de monte bajo con más o menos abundancia de gramíneas, en las que los elementos meditarráneos menos estrictos, como Genista scorpius, Juniperus phoenicea o J. Oxycedrus, se mezclan con otros típicamente oromediterráneos (Erinacea anthyllis, Teucrium polium ssp aureum, Koeleria vallesiana) y hasta extramediterráneos como el boj (Buxus sempervirens) o Rhamnus saxatilis. Es frecuente que adopten un porte pulvinular, como adaptación ecológica a la acción mecánica del viento. La vegetación forestal se reduce a las vaguadas (comellars), los clots y otros lugares donde es posible la acumulación de algo de suelo. En la solana suele aparecer el encinar continental (Quercetum rotundifoliae) con introgresión de elementos extramediterráneos en el sotobosque así como el quejigar (Violo-Quercetum fagineae) suele ocupar las umbrías. Como serie regresiva suelen darse prados mesoxerófilos de la alianza Aphyllanthion. También es notorio un zarzal continental con Berberis vulgaris ssp seroi, Rhamnus saxatilis) y diversas rosáceas (Prunus mahaleb, Rosa sp pl) típico de los valles continentales secos de los Alpes. Es difícil decidir si, como proponen algunos autores, este altiplano estuvo algún día cubierto por un encinar frondoso.

La vegetación rupícola es abundante y diversa en una zona esencialmente rocosa como la de la Serra Major. Las comunidades casmófíticas (fisurícolas) dominantes son de filiación eurosiberiana (Hieracio-Salicetum tarraconensis), pero en orientación sur tambié aparecen comunidades mediterráneas. Las depresiones rocosas donde se acumulan algunos milímetros de suelen estar pobladas de formaciones comofíticas de la asociación Erodio-Arenarietum conimbricensis, con especies típicas de las montañas ibéricas. Las comunidades glareícolas están representadas sobretodo por el Conopodio-Laserpitietum gallici, con especies montanas del mediterráneo norte. En las balmes, que antaño se utilizaban como refugio de ganado, se mantienen los últimos vestigios de vegetación ruderal-arvense de esta zona, incluibles en la asociación l'Anthrisco-Geranietum lucidi, de carácter eurosiberiano.

 La vertiente norte: territorio de conglomerados calcáreos entre la Serra Major y el tramo septentrional de los ríos Montsant y Teix. Es una zona boscosa, de profundos barrancos y laderas escarpadas, normalmente de aspecto escalonado por la alternancia de paredes rocosas y repisas, pero formando crestas agudas cuando los estratos se inclinan casi en vertical. A pesar de la ausencia de registros, a juzgar por la vegetación su clima sintoniza más bien con el centrouropeo por encima de 700-900 m, y con el mediterráneo continental por debajo de esta cota (estación de Ulldemolins, único núcleo poblado con unos 500 habitantes en el borde nororiental).

En efecto, la vegetación dominante forestal del nivel superior está formada por quejigares (Violo-Quercetum fagineae), frecuentemente en la facies de Pinus nigra o P. sylvestris, otros robledales en las umbrías más altas (Buxo-Quercetum pubescentis) y formaciones de tejos (Taxus baccata) en barrancos y repisas. Todos estos bosques estan declarados hábitats naturales de interés comunitario y además los bosques de tejos son de carácter prioritario. Hay que destacar la abundancia en estos bosques de un arce (Acer opalus ssp granatense) que, en otoño, confiere unas típicas tonalidades amarilas y rojas al paisaje. En el nivel inferior, por debajo de 700 m –900 m en algunas solanas- prospera el encinar continental (Quercetum rotundifoliae), aunque elementos del robledal pueden llegar a descender, en las umbrías de los barrancos, hasta el mismo río Montsant, a 450 m. El monte bajo y los prados subhúmedos (Aphyllanthion, sobre todo) sólo ocupan pequeñas extensiones como series regresivas dado que las contadas explotaciones agrícolas hace más de 30 años que se abandonaron. En cambio, algunas formaciones arbustivas de carácter permenente que medran sobre margas oligocénicas, muy erosionables, constituyen una asociación descrita por primera vez en Montsant, el Sideriteto-Thymetum loscosii, con dos endemismos del este de la península, estrictamente protegidos Thymus loscosii y Euphorbia minuta.

La vegetación rupícola es rica y diversa, dado el mayor grado de humedad que albergan las rocas y, en función de la altura y la exposición se alternan comunidades de filiación europea y meditarránea. Entre las primeras tenemos una formación fisurícola Hieracio-Salicetum tarraconensis y dos glareícolas: el Conopodio-Laserpitietum gallici también en la Serra Major y el Centrantho-Euphorbietum aragonensis, caracterizada por una especie endémica de las montañas continentales del NE de la península (Euphorbia nevadensis ssp aragonensis). La comuniades mediterráneas están representadas, en las grietas de las rocas, por el Jasonio-Linarietum cadevalli y el Melico-Saturejetum-fruticosae, típicas en la vertiente sur. En los suelos de cantos rodados llegan a prosperar el Lactuco-Silenetum inapertae y el Andryaletum ragusinae, también mediterráneas. En cambio, las comunidades arvenses y ruderales son escasay asociadas, como en la Serra Major, a balmes donde se refugiaba el ganado (Anthrisco-Geranietum lucidi).

En conjunto, el paisaje de la vertiente norte es salvaje y espectacular, lo que añade un extra a sus valores estrictamente científicos. Algunos de los barrancos alojan cursos permanentes de agua cristalina, lo cual no deja de ser una rareza en el entorno mediterráneo próximo.

El sector occidental: esta zona comprende los barrancos y colinas que descienden desde el vértice de la Cogulla, en el extremo occidental de la Serra Major, hasta el río Montsant, en dirección aproximada este-oeste. Son los barrancos más largos del macizo y, por tanto, su pendiente es relativamente suave, sobretodo en el tramo inferior. Como la Serra Major y la vertiente norte, está formado mayoritariamente por capas sedimentáreas de conglomerados calcáreos. Al norte de la zona éstos se disponen horizontalmente dibujando series de paredes que rodean los barrancos y los típicos tormos, estructuras culminales prismáticas originadas por la erosión. Más al sur los estratos se inclinan hasta disponerse verticalmente, sobre Cabassers, alternándose las crestas afiladas con las depresiones terrosas.

Hay tres núcleos habitados en la zona basal (Cabassers, la Bisbal de Falset y Margalef) que totalizan unos 800 habitantes. Existen registros meteorológicos más o menos escasos de todas estas poblaciones: el clima puede considerarse mediterráneo de tendencia continental en esta zona, mientras que en las umbrías por encima de 800 m, al pie de la Cogulla, el clima es de tipo submediterráneo.

De forma similar a la vertiente sur, el cultivo, hasta los 600 m, y los incendios recientes, configuran en gran medida el paisaje. Los prados secos (Thero-Brachypodion) y el monte bajo de la alianza Rosmarino-Ericion cubren grandes áreas hasta los 800 m o més en las solanas, con la peculiaridad de la penetración de especies típicamente continentales, como Linum suffruticosum o Helianthemum pilosum. En las partes más elevadas aparecen prados subhúmedos del Aphyllanthion. Estas formaciones sustituyen a las comunidades climácicas del encinar continental (Quercetum rotundifoliae) y del quejigar (Violo-Quercetum fagineae) respectivamente. Es conveniente mencionar que una sorprendente anormalidad microclimática induce la aparición de frondosos bosques de encinar litoral (Quercetum ilicis galloprovinciale) en algunos barrancos del norte del sector occidental (Sant Salvador, Coma Negra).

La vegetación ruderal y arvense es rica y abundante, en consonancia con las áreas cultivadas y frecuentadas. En conjunto similar a la de la vertiente sur, aunque también invadida por especies típicamente continentales, como Malcomia africana, Biscutella auriculata o Sisymbrium runcinatum.

La vegetación rupícola és también significativa y está representada por comunidades de tendencia mediterránea, ya mencionadas más arriba. En las umbrías elevadas llega a prosperar el Hieracio-Salicetum tarraconensis, de carácter montano, con abundancia de Potentilla caulescens.

Finalmente, y tal como también ocurría en la vertiente sur, se dan en el sector occidental numerosas surgencias de origen kárstico, la mayoría entre 500 y 700 m.

Los valles de los ríos Montsant y Siurana: mención aparte merecen los valles de los dos principales cursos de agua que rodean el macizo, por su importancia ecológica. Ambos son de caudal permanente en su tramo superior. La fuerte sequía estival y una pésima gestión del agua inducen a que el curso inferior se seque en los veranos más duros. Las fuertes avenidas, sobretodo en otoño, moldean de forma radical el paisaje, aunque en los últimos años, la presencia de embalses –Margalef y la Vilella Baixa, en el Montsant y Siurana - ha tendido a amortiguar estos efectos. Sin embargo, en octubre de 1994, con precipitaciones del orden de 200 l/m2 en menos de 24 h, numerosos tramos de la ribera del Montsant quedaron completamente arrasados. Sólo hay constancia de otra riada que hubiera podido ser de dimensiones similares en 1874.

Paisajísticamente los valles de Montsant y Siurana ofrecen la máxima expresión de mosaico vegetal: fragmentos de cultivos de secano y regadío se intrincan con fajas de bosque de ribera, yermos, prados secos, monte bajo y pequeños retazos de encinar, lo que da la tasa de biodiversidad vegetal más grande del territorio (sobre 300 a 500 especies por km2). La comunidades, excepto las estrictamente ribereñas, son de tipo mediterráneo como corresponde al macroclima de la región, pero en las hondonadas sometidas a inversión térmica aparecen caducifolios de tipo submediterráneo.

La comunidades dulceacuícolas y ribereñas de estos dos ríos son diversas aunque muy fragmentadas debido al intenso aprovechamiento agrícola de las fértiles tierras de aluvión. Las especies que las pueblan son en gran proporción las mismas que las de los ríos europeos, debido a que la sequía estival típica del mediterráneo queda muy atenuada en estas localizaciones. Desde el medio acuático hasta la ribera encontramos comunidades flotantes (Lemnion), herbazales subacuáticos de hidrófitos (Potamion, Apietum nodiflori), formaciones de helófitos sumergidas sólo en la base (Typho-Schoenoplectetum glauci), herbazales megafórbicos de tierra firme (Magnocaricion elatae), juncales (Molinio-Holoschoenion) y comunidades forestales de ribera.

Éstas últimas proseran en los escasos tramos donde, a pesar de haber una ribera de dimensiones suficientes, no existe aprovechamiento agrícola. Las formaciones de álamos (Populus alba, P. nigra), fresnos (Fraxinus angustifolia), olmos (Ulmus minor) con alisos (Alnus glutinosa) y Salix cinerea ssp oleifolia ocupan los mejores suelos y se reúnen en las asociaciones Vinco-Populetum albae de carácter más meridional y Carici-Salicetum catalaunicae, netamente septentrional. Las formaciones de tamarindos (Tamaricetum canariensis) y mirtos (Myrtetum) ocupan las zonas más salinas y térmicas, mientras que los lugares frecuentemente batidos por las corrientes constituyen el sustrato predilecto para los bosquetes de sauces (Salicion triandrae-fragilis).

Además de as comunidades arvenses propias de cultivos de secano y huertas, es característica la presencia constante, en los tramos cercanos a los cultivos, de las formaciones de cañas (Arundini-Convolvuletum sepium), antaño utilizadas para multitud de aplicaciones.

 

Roger Pascual

Doctor en Biología


Des del moment en què va néixer la PDPNP, tal com el seu nom ho explicita, hem pretés defensar el valuosíssim patrimoni natural de la nostra comarca per sobre de qualsevol intent de destrucció. Sobretot, i com a bandera, defensem la integritat dels espais més emblemàtics, com ara el Montsant.

Malgrat la legitimitat de les nostres reivindicacions, i malgrat certes provocacions, durant tot aquest temps no hem optat per postures radicals. En canvi, per part de determinats alcaldes sí que hem pogut constatar actituds exacerbades, mancades d'argumentació, discriminatòries i gairebé dictatorials, amb intents d'establir una política de fets consumats.

Ara, encabat de quasi un any de vida, la defensa del patrimoni natural continua sent motor de la nostra activitat, però volem, una vegada més, respondre a les simplificacions reduccionistes —per no dir manipulacions— que, des de determinats sectors de poder (polític, mediàtic i econòmic) s'ha intentat fer de les nostres reivindicacions.

La nostra lluita s'emmarca en la problemàtica general del Priorat i la polèmica que ara vívim no és més que la punta de l'iceberg d'un munt de problemes —el mes petit dels quals no és l'aferrissament amb que s'arrapen al poder alguns representants polítics locals.

La manca —endèmica— d'inversions públiques i privades amb la manca d'equipaments de tota mena que comporta; el despoblament crònic dels nostres pobles; l'envelliment de població; les infrastructures velles i envellides, sempre pendents de ser renovades, etc. Tot aquest rosari de problemes, combinats em molts casos amb la incúria i la desídia en la gestió i el manteniment del patrimoni municipal i comarcal, dibuixen un panorama poc afalagador. I provoquen aquella actitud tan nostra de no creure'ns capaços de poder-hi fer res, d'autocompadir-nos i d'esperar que, des de fora, ens caigui algun remei miracle, o, al menys, ens arribin les engrunes d'alguna cosa, encara que el preu sigui destruir l'únic que tenim.

Entenem la postura del alcaldes "eòlics" i la de alguna gent amb terres on s'hi volen instal·lar centrals productores d'aquest tipus d'energia. Amb tot, no creiem que siguin necessàriament provocades pels mateixos motius:

Per part dels poders locals i comarcals, cercar les solucions més fàcils i rendibles a curt termini, perquè qui dia passa any empeny, no correspon a la visió que naltros tenim d'una gestió política responsable i realment eficaç.

Per part dels propietaris, estar disposat a sacrificar una terra amb poc valor agrícola, i per tant econòmic —al menys és el que ens han venut—, quan se'ns prometen uns ingressos fixos més o menys elevats, respon a la immediatesa del dia a dia que ens imposen com a manera de vire, tant sí com no.

Amb aquesta lògica, que podem entendre però que no compartim, el que prometi més diners, és el que es quedarà la terra.

Per tot això, i perquè entenem els problemes que patim millor que ningú, volem, a partir d'ara, insistir en un altre aspecte de la nostra lluita —i un cop més volem que ens ho deixin explicar directament, sense intermediaris ni intèrprets.

Volem insistir que oposar-nos a la construcció de CE a les nostres muntanyes no ha de significar continuar patint tots els problemes que ja hem citat.

L'alternativa passa per exigir a les administracions locals, comarcals i nacionals les inversions que ens pertoquen i que ens permetin un desenvolupament comarcal basat en la dinamització del valors propis i en el respecte a l'entorn. La riquesa real es crea quan rendibilitzem allò que tenim no pas matant la gallina dels ous d'or.

L'alternativa passa per exigir la declaració del Parc Natural del Montsant, amb les garanties pressupostàries que el facin viable per tal que sigui, realment, font de riquesa dinàmica (serveis complementaris, granges escola, tallers de natura, cases de colònies, recuperació d'oficis tradicionals, etc.) que també es fa extensiva a les ofertes de serveis ja incipients com restaurants, cases de pagès i, evidentment, l'augment del coneixement dels nostres productes que, de retruc, beneficia l'agricultura.

L'alternativa passa per aconseguir que la gent de la comarca, formada com a professionals de diferents camps, no hagin de marxar de la seva terra per a poder treballar en allò pel que s'han preparat professionalment.

Perquè no podem permetre més que es mercadegi amb la marginalitat que ens han imposat i ens imposen per tal de fer-nos acceptar allò que, si poguéssim triar de debò, mai no acceptaríem. No volem haver de tornar a sentir-nos dir la frase fatalista "per la vida es perd la vida".

I, perquè els nostres vots valen tant com els del nord i no volem ser tractats com a ciutadans de segona, l'alternativa passa per d'exigir a l'administració que, a l'hora de fer inversions, prioritzi la qualitat en front de criteris estrictament economicistes que —no ho oblidem— afavoreixen les grans empreses, els caçadors de subvencions disfressats de nous ecologistes i els especuladors de tota mena. En lloc dels 11000 milions de ptes. previstos per ajudar a les empreses al desenvolupament de l'energia eòlica al Priorat, hem d'exigir la inversió necessària per a potenciar les iniciatives pròpies de la zona. Perquè estem convençuts que aquestes produiran uns beneficis a llarg termini molt més importants que els que d'aquí a 20 anys produiran les centrals eòliques

Volem carreteres per fomentar el transport adequat de persones i mercaderies a escala humana, no volem vies pensades només per a permetre el pas a camions de gran tonatge que transportin les peces dels aerogeneradors arramblant amb tot el que trobin.

Volem conservar viu el patrimoni natural que tenim, per gaudir-lo explotant-lo de manera sostenible i respectuosa, no volem un ecomuseu mort (de pedra) enmig dels molins i línies d'alta tensió.

En aquest segon any de vida de la PDPNP aprofundirem en les nostres propostes per tal de fer-les arribar a la gent i a les administracions. Hem de poder triar, i fer-ho amb coneixement de causa. Ens hi juguem el futur.

PDPNP - El Priorat, 29 de maig del 2000


El gobierno de la Generalitat de Catalunya, en su plan director de parques eólicos, preveia la necesidad de producir en Catalunya, desde el año 2000 al 2010, la energia eólica equivalente a la de una central nuclear pequeña- unos 1000 MGW-. En dicho plan solo se tenia en cuenta a la hora de planificar el desarrollo de esta tipo de energia la fuerza del viento en las zonas susceptibles de recibir instalaciones de este tipo.

Curiosamente la mayor parte-el 80%- de proyectos de centrales eólicas estaban ubicados en la provincia de Tarragona, 72 proyectos. Y mas curiosamente, en la comarca del Priorat, la cual tenia 18 proyectos en su superficie. Una de las zonas con mayor densidad de proyectos de centrales eólicas era la sierra de Montsant, la cual recibia 3 centrales , 2 en la sierra mayor y otra en la sierra de Espadelles, excluida del Plan de Espacios de Interés Natural ( PEIN), para facilitar la construcción del embalse de Margalef.Este municipio, junto a Cabassers y La Morera de Montsant han sido los mayores impulsores de estos proyectos, con el beneplácito de las administraciones públicas catalanas.

A raiz de esta proliferación surgió un movimiento popular de oposición a la construcción de centrales eólicas en zonas de gran valor natural, histórico-cultural o social. La primera plataforma creada en Tarragona fué la "Plataforma per la Defensa del Patrimoni Natural del Priorat" (PDPNP). A parrtir de aqui en todas las demás comarcas fueron apareciendo otras plataformas , que actualmente actuan de forma coordinada.

Nuestras reivindicaciones han sido asumidas por todos los partidos con presencia en el Parlament de catalunya, sin excepción, y han hecho que el departamento de médio ambiente de la generalitat se comprometiera a elaborar un nuevo mapa de implantación eólica en Catalunya .

Por parte de la coordinadora de plataformas y los 40 grupos ecologistas que forman parte de la Associació d´Entitats Ecologistes de Catalunya (AEEC), se presentó el mes de abril de 2000 un mapa que recogia las zonas que debian ser protegidas por sus valores naturales o histórico-culturales, y las que eran susceptibles de acoger instalaciones productoras de energia eólica. El resultado fué que solo en la provincia de Tarragona, se podia producir la energia eólica prevista por la Generalitat-1000MGW- sin dañar ninguna de las zonas con mayores valores. Las medidas de fuerza de viento fueron las própias de la administración catalana. La mayor parte de municipios con proyectos en sus términos municipales, tienen en este mapa otras zonas alternativas a las propuestas hasta ahora.

El mapa de la conselleria de medi ambient debia ser presentado por semana santa de este año y fué aplazado hasta el 14 de junio, luego hasta el 21 del mismo mes y finalmente "sine die". Lo cual mantiene la situación de vacio legal que permite seguir adelante con los proyectos en curso.


PRESERVAR EL PATRIMONIO COMO MODELO DE DESARROLLO.

 La comarca del Priorat se encuentra en un momento crucial. Si a lo largo del siglo XX ha venido sufriendo un retroceso que ha hecho disminuir su población, hoy se encuentra en el inicio de una nueva etapa de desarrollo que deberia conducirla a una situación de progreso y bienestar equiparable a la média de las regiones rurales de la Unión Europea.

El desequilibrio territorial y el aislamiento geográfico que han ocasionado esta disminución de la población, también han hecho que los servícios básicos que disfrutan los habitantes del Priorat y los que visitan esta comarca, sean insuficientes y a menudo deficientes.

En una comarca condicionada por una fuerte emigración, el patrimonio natural, histórico y cultural es una referéncia de identidad y un elemento cohesionador de la comunidad, más allá del lugar de trabajo o de residéncia habitual. El Montsant és el máximo exponente de este património, representa la integración del aspecto histórico y cultural con el entorno natural para constituir el paisaje.

Para poder llevar a cabo un uso sostenible del patrimonio cultural e histórico, debemos entender que este lo conforman un conjunto de elementos íntimamente cohesionados, y que las actuaciones que afectan una parte de ellos, repercuten sobre este conjunto. La declaración de Parque Natural del Montsant, Prades y La Llena -con unas dotaciones de recursos adecuadas- comportaria el uso de éste patrimonio de manera que pudiese generar beneficios directos en forma de puestos de trabajo y actividades económicas indirectas como, por ejemplo, la revalorización de los terrenos y los edificios.

El modelo económico del Priorat debe tener en cuenta cuatro ámbitos fundamentales y fuertemente relacionados: la agricultura, la transformación y comercialización de los recursos primarios, el turismo de calidad y los servicios.

La necesidad de llevar a cabo una gestión global respetuosa y sostenible del territorio debe ser asumida por todos de manera clara y consecuente. En esta línea, debemos saber reconocer y compensar, de manera efectiva, la función de elemento básico para la gestión del território y del reequilibrio territorial que tiene y debe seguir teniendo el agricultor.

El turismo, en un futuro no muy lejano, puede constituir una de las principales fuentes de ingrésos del Priorat que ,a su vez, impulsará otros sectores. En la planificación necesária de su desarrollo, hay que plantearse muy seriamente el uso sostenible de unos espacios magníficos pero frágiles, poco aptos para la masificación.

En la comarca del Priorat hay quien vive en ella, quien reside en ella siempre que puede y quien la visita. Todos deben tener su lugar y esto solo se consigue articulando los médios para conservar la población actual y encontrando la manera de atraer nueva población.

En resumen, el Priorat tiene un médio natural extraordináriamente preservado y un paisaje único. Un património histórico y cultural que lo identifica y lo cohesiona. Unos productos de primera calidad y una indústria turística incipiente que crece de forma imparable. El Priorat tiene, además, un nombre que en el exterior se asocia y debe continuar asociándose con un médio natural preservado y con unos productos (vino, aceite) de gran calidad.

Tenemos el derecho y el deber de opinar para decidir que camino se elige. Y el derecho y el deber de hacerlo seguir. En definitiva, de todos nosotros depende el Priorat que dejaremos a las generaciones futuras.